Retirada de amianto (desamianto)

ITS, obras y rehabilitaciones:

Nuestra empresa cuenta con todas las certificaciones y registros requeridos para el desempeño de cualquier labor del sector de la construcción así como los permisos específicos necesarios para la retirada de Amianto, tal y como exige la normativa de aplicación en la Comunidad de Madrid:

  • REA (Registro de Empresas Autorizadas del Sector de la Construcción).
  • RERA (Registro de Empresas con Riesgo de Amianto).
  • NIMA (Número de Identificación Medio Ambiental).

Los trabajadores tienen acreditada la formación obtenida para el correcto desarrollo de las labores propias de su sector así como la formación específica que les capacita para el desempeño de trabajos con materiales peligrosos (Amianto).

Junto con los medios humanos mejor cualificados también disponemos de todos los elementos materiales necesarios para que nuestros trabajadores desarrollen sus funciones de la manera más Segura y Eficaz posible, disponen para ello de Equipos de descontaminación personal, de protección corporal y respiratoria, Sistemas de embalajes, Productos encapsulantes, Aspiradoras de amianto y Control ambiental, Señalización y Balizamiento, todos los equipos cumplen así mismo con la normativa en vigor.

El procedimiento de actuación se detalla minuciosamente en el Plan de Trabajo que elaboramos para cada uno de nuestras obras de desamiantado y en el que se establecen los protocolos de trabajo y prevención que emplearemos en dicha obra, explicando en el mismo tanto cuestiones generales necesarias para el correcto desarrollo de los trabajos así como las individuales de ese trabajo en concreto, detallando todas las posibilidades que nos podamos encontrar en la aplicación de estas funciones, se realizarán también mediciones ambientales y personales a través de las cuales podemos valorar los datos que acreditan el correcto desarrollo de nuestro trabajo, cada uno de estos Planes Específicos debe ser presentado para su aprobación por el IRSST (Instituto Regional de Salud y Seguridad en el Trabajo) una vez aprobado se pueden concretar fechas de inicio de los trabajos.

El amianto, también llamado asbesto, es un mineral que se encuentra de forma natural en el medio ambiente. Es un material fibroso al que se le atribuían unas características muy favorables como material de construcción debido a su flexibilidad, durabilidad, resistencia a la torsión y a las altas temperaturas, entre otras, todo esto unido a su bajo coste, lo convirtieron en el producto estrella en el sector de la Construcción y la Industria durante los años 50 y 60, utilizándolo tanto en tejados, como en tuberías, suelos, tabiquería fina y un sinfín de usos mas.

En ésta línea nos encontramos con el fibrocemento, que consiste en una masa de cemento y amianto con la que se construían entre otros productos, tuberías para la red de agua. Este material es relativamente estable ya que el cemento consigue que las fibras de Amianto se queden adheridas a él dificultando su dispersión en el aire. Dicha seguridad relativa finaliza cuando el producto llega al final de su vida útil o si se produjera algún deterioro o rotura en el mismo, en estos casos las microfibras de amianto presentes en dichos materiales pasan al aire implicando un grave riesgo de inhalación para todo el entorno.

Gradualmente se ha ido prohibiendo mediante normativas, tanto la fabricación como el uso de los materiales que contenían amianto.

En el año 2002 entra en vigor la Normativa Europea que prohíbe totalmente la fabricación de productos que contengan asbestos así como su uso tanto en construcción como en industria.
La Legislación vigente actualmente no indica expresamente obligatoriedad en cuanto a la retirada inmediata de la totalidad del amianto utilizado durante estos años en construcción, aunque sí hace referencia a la progresiva sustitución de estos productos tóxicos que contienen amianto, por otros más adecuados y saludables, que cumplan la normativa actual y ofrezcan seguridad para los usuarios, dicha sustitución es necesaria cuando se producen daños o deterioro de los elementos que contienen amianto y cuando finaliza la vida útil de dichos productos, aproximadamente 20-25 años.

La Legislación actual, principalmente a través del RD396/1997, indica claramente cuál es el proceso que debe usarse para la retirada y desecho del amianto, que al estar considerado como residuo peligroso, requiere de un procedimiento específico para su retirada, transporte y el posterior desecho del mismo.

Según regula dicho Real Decreto solo las empresas inscritas en el RERA (Registro de Empresas con Residuos de Amianto) están autorizadas a la retirada de los materiales que contengan amianto, para ello deberán cumplir además con todos los requisitos descritos en la Ley, contando con todos los medios materiales y humanos necesarios para realizar trabajos de desamiantado.

Por un lado, deberán disponer de Especialistas cualificados que elaboren un Plan de Trabajo acorde con lo establecido en la legislación vigente, que deberá ser presentado para su aprobación por el IRSST(INSTITUTO REGIONAL DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO) y por otra parte deberán disponer de personal cualificado específicamente y de todos los medios materiales necesarios para el correcto desempeño de estos trabajos.

Los riesgos que implica la incorrecta manipulación del Amianto son altos y sus consecuencias muy graves. Solamente las empresas que cumplan con las exigencias que establece el RD 396/1997 están capacitadas para desempeñar estas funciones, para ello sus trabajadores deben recibir la formación específica que les permita realizar los procedimientos de retirada del Amianto sin dejar residuos ambientales en las zonas de trabajo que impliquen riesgo por inhalación.

Para poder llevar a cabo esta función los trabajadores deberán contar con los equipos de protección personales (EPI’S) y grupales, necesarios para su seguridad y con todos los medios materiales existentes que les permitan seguir los procesos adecuados de trabajo para la retirada de Amianto garantizando así la seguridad tanto de los propios trabajadores como de los habitantes de las viviendas/locales en las que se realizan los trabajos.

Por lo tanto solo las empresas autorizadas que cuenten con todos los medios materiales necesarios para la correcta aplicación de dicho Plan y dispongan de trabajadores que hayan recibido la formación específica para llevar a cabo dicha función de una manera segura y eficaz, pueden garantizar la corrección de los trabajos y la seguridad tanto propia como del resto del entorno.

Únicamente debería confiar en las empresas que estén inscritas en el RERA para que realicen estos trabajos con las máximas garantías de Seguridad y Salud.

Solicite

presupuesto