El cloruro de polivinilo – PVC – es uno de los polímeros más utilizados en el mundo. Gracias a su versatilidad, el PVC se utiliza en una amplia gama de aplicaciones industriales, técnicas y de uso diario. En tuberías, el PVC ha sido utilizado durante más de 75 años y hoy en día es la resina más uti­lizada en tubos de plástico. En Europa, más del 31% de todas las tuberías están hechas de PVC. A nivel mundial, las tuberías de PVC representan un 39% del mercado.

Ventajas de las tuberías de PVC:

  1. Las tuberías de PVC son idóneas para el transporte de agua.Tanto para agua potable como para desagües.
  2. Se trata de una de las tuberías más ligeras y fáciles de instalar. Además, su mantenimiento es sencillo y casi inexistente.
  3. Son inmunes a la corrosión, además de ser inoxidables, lo que les permite durar más de 100 años.
  4. Pese a ser de material fuerte, las tuberías de PVC son lo suficientemente flexibles como para doblarse sin romperse, lo que les permite soportar la presión del suelo y los movimientos de tierra.
  5. Éstas ofrecen una excelente relación precio-rendimiento, directamente ligada a su bajo coste de instalación y mantenimiento, su larga vida útil y la gestión eficiente de los residuos al retirarlas.
  6. Las tuberías de PVC pueden ser fácilmente recicladas y utilizadas en nuevos productos.

tuberías sanitarias de pvc

 

Respetuosas con el Medioambiente

Una de las principales ventajas de las tuberías de PVC es su contribución a la sostenibilidad. Se trata de un material mucho menos dependiente del petróleo que otros plásticos y, al tratarse de material duradero y eficiente a nivel energético, ayuda a reducir el uso de recursos naturales. Además, como hemos mencionado anteriormente, las tuberías de PVC necesitan un mantenimiento mínimo, lo que reduce aún más el consumo de energía, materias primas y productos químicos.

Recientes estudios sobre eco-eficiencia y ciclo de vida en las aplicaciones de PVC más comunes demuestran que, en cuanto a los requerimientos energéticos y GWP, el PVC es por lo menos igual a materiales alternativos, y, en muchos casos, presenta ventajas tanto en términos de consumo de energía total como de reducción de las emisiones de CO2.